Las personas mayores me aconsejaron que dejara de lado los dibujos de serpientes boas, abiertas o cerradas y que pusiera más interés en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. Así fue como, a la edad de seis años, abandoné una magnifica carrera de pintor. Estaba desilusionado por el fracaso de mis dibujos número 1 y 2. Las personas mayores nunca comprenden nada por sí solas, y es agotador para los niños tener que estar todo el rato dándoles explicaciones.

El Principito